miércoles, 30 de septiembre de 2015

Solo se trata de Escribir




Hace ya un tiempo que leo en diferentes redes sociales que algunos autores se sienten desalentados o bien perdidos ante el comportamiento de algunos usuarios (lectores o a veces incluso otros escritores en la misma red) que francamente me han dejado un tanto sorprendido. No por quienes lo sufren, sino por quienes provocan ese daño en una persona que solamente esta intentando contarles una historia. Y que en ese proceso da (al menos en la mayoría de los casos) lo mejor de sí en cada entrega. 

Durante toda la semana me he preguntado, con toda sinceridad. ¿Que le debe uno a un lector? Se que, lo políticamente correcto es decir que uno le debe todo, que sin ellos no seriamos nadie y otras frases un tanto usadas que, desde mi punto de vista son al menos discutibles. En el caso de las redes sociales esta pregunta tiene aun más sentido. Pues, allí no media dinero ni pago alguno entre los escritores y los lectores. Aunque se podría decir que su habito de leernos nos otorga cierta difusión y obviamente la siempre anhelada satisfacción personal. Pero, esa es una discusión que es mucho más compleja de lo que pretendo exponer aquí. Por lo que voy a re formular la pregunta:

¿Que le debemos  a un lector sobre nuestra obra? 

Una de las cosas que he visto últimamente son autores preocupados por que sus lectores le critican cosas como que no actualiza a tiempo sus escritos en la red. O, que se atrevió a dar un giro que a él no le gusto. Y aun se arrogan el derecho de intentar explicar por que debió haber tomado una u otra dirección en la obra que él (lector) consume. Otra critica general llega cuando el autor decide descontinuar algún trabajo por tiempo indeterminado.

Yo me pregunto si esta misma gente, al leer un libro publicado por alguno de sus escritores favoritos manda una carta al autor por cada cosa que no le gusto. Si alguien le envía, con las altivas palabras que suelen utilizarse en la red, cartas a J.K Rowling o Sthephen King diciéndole que cambie el final de alguno de sus libros, que los reescriba o simplemente les consulte a ellos en todo momento sobre el desarrollo de alguna de sus obras. Aunque siempre hay casos extremos, estoy seguro que el 90% no lo hace y, eventualmente comentara a sus amigos y seres cercanos que tal cosa no fue de su agrado y ya.

Sin embargo en el mundo donde la boludez gira a la velocidad de una turbina de un 747, es decir las redes sociales, los usuarios descargan sobre los autores una barrera de artillería de puteadas o comentarios maliciosos cuando sienten que han sido "Defraudados". Y si al escritor se le ocurre contestarle en los mismos y desagradables términos (con derecho) desata una turba enardecida que clama a todas voces su crucifixión, saca una captura de pantalla para mostrar lo mal tratado que ha sido e indica que "El autor debe estar agradecido" por el mero hecho de haber sido leído.

La realidad, para mí, es que el autor es el único que tiene derecho sobre su obra y nadie sabe mejor que se ajusta a la misma. El escritor pasa mucho tiempo ordenando en su cabeza las piezas de su trabajo y, aunque no lo parezca, escribir una novela es un trabajo francamente agotador tanto física como mentalmente. Nadie más que él conoce aquello que narra, pues tiene en su cabeza constantemente no solo lo expuesto a leer sino todo lo que le da sustancia, su trasfondo y sentido final. Si el lector cree que metió la pata en el argumento,trama o tema del libro es o debería ser irrelevante para el autor.

Esta postura parece arrogante expuesta de esta forma. Nadie dice que el lector no tiene derecho a exponer su punto de vista sobre la obra. Y desde ya que los comentarios que esta suscite han de ser atendidos y aprehendidos para mejorar o tener en cuenta a futuro. Pero hay una linea roja que el escritor no debería permitir que se cruce y esa es la frontera entre su proceso creativo y los gustos de un tercero.

¿Por que uno debería escribir basándose solo en aquello que espera un lector? Ahí se entra en un campo minado donde se confunde el intento de narrar por agradar . Y de la misma forma que esto no es importante en la vida diaria, no debería serlo para los libros. Pues el proceso creativo es por su naturaleza incontrolable y las ideas llegan a nuestra cabeza sin pedir permiso. Como un Gigante compuesto de libido claman ser atendidas y escritas, le pese a quien le pese. Ese monstruo finalmente es pulido hasta convertirse en la brillante estrella de algo único e irrepetible: Una obra que ha salido de lo más profundo y seminal de nuestra mente, inimitable e irrepetible. 

Pero que se requiera maquillarlo, pintarrajearlo y castrarlo con el solo fin de que el mismo "agrade" a un lector o un grupo de lectores en particular es un crimen y un error. Es, por consiguiente, traicionar la matriz de nuestro proceso creativo en pos de un tercero que no debe ni debería venir a cuento nunca en el desarrollo central de una obra. No me refiero a cuestiones técnicas, errores de ortografía, formas de narración o estructura. Sino al tema, la trama, sus personajes y su desarrollo. Es decir el Génesis de un libro.  

Todos los que escribimos comenzamos aquel viaje por la oscuridad en la soledad. En un cuaderno de papel, en el Word o en una servilleta. Y en esos primeros pasos no pendía sobre nosotros la espada (cada vez más afilada en nuestro tiempo) de "La Mirada del Otro". Esa especie de Leviatan siempre dispuesto a alzar su dedo acusador hacia nuestro corazón sangrante amenazando con despedazarlo a los cuatro vientos al primer disgusto. Si la historia satisface al autor ya podemos decir que la misión ha sido cumplida. Si le gusta más o menos a otros es secundario. 

A mi manera de ver es muy injusto que un autor tenga que estar explicando a cada persona porque decidió ese final, o mato a ese personaje, si esto era conveniente o no, si hubiese sido mejor o peor. Ni hablar de sentirse triste, señalado o presionado porque su trabajo no cuadra en la mente de Juan y Pinchame. Es su obra, nadie sabe mejor que él de que se trata y que quiere decir con la misma. Y si con un "Siento que no te halla gustado, espero que la próxima sea de tu agrado" no alcanza para satisfacer el hambre del Leviatan, entonces lo mejor es explicarle (si se quiere tomar el tiempo) que al fin y al cabo no te importaba su opinión al idear esa historia y por lo tanto ahora tampoco te importa.

La visión final que tiene un autor sobre su obra, todo aquello que él considera digno de ser publicado en el formato que elija puede, desde ya, suscitar todo tipo de reacciones tanto positivas "Me gusto" como negativas "es una basura". Sin embargo hay una gran diferencia entre el gusto particular de cada lector y directamente adjudicarse derecho sobre la misma solamente por leerla o, en seguirla en la Web. Eso tiene tanto sentido como que yo mande cartas a Yerba Mate Rosamonte pidiéndoles que cambien el producto a mi gusto porque "La compro siempre" (?) o a Rockstar la segunda parte del Alan Wake porque "Lo juego todos los años"...

¿Va a pagar usted a todos los desarrolladores, libretistas y encargados de la tarea? ¿Va a venir a Finlandia a supervisar el proyecto? ¿Se va a reunir con los inversores? ¿Creara un plan de Marketing para que se venda el juego? Las mismas preguntas valen para este clase de comentarios o "Exigencias" de algunos lectores y usuarios de las redes sociales.

Por lo que el autor debería estar principalmente preocupado por llevar ese borrador a la versión más acabada de lo que en su momento imagino. Y si (como suele pasar) se ve en la necesidad de cambiarlo por algo que le parece mejor, tiene la libertad de hacerlo sin pedirle permiso a nadie. No hay que dejarse llevar por lo que otro pueda juzgar sobre su trabajo ni poner al servició de un tercero el navegar siempre turbulento de nuestras ideas.

Tal y como siempre ha sido desde que nos vimos en la necesidad de plasmar esa idea en un papel, amigos míos, se trata de escribirla y nada más. Tal es y sera siempre el motor de nuestra cabeza y la mayor satisfacción que podamos encontrar. Atrapar en palabras la difusa y esquiva idea de una historia por contar. 

lunes, 14 de septiembre de 2015

Como Obtener Tindar en Papel en solo 4 Pasos


Por el Momento Tindar se encuentra disponible para ordenar en Papel por la Tienda Web de Hesiodo. Dentro de poco ya se podrá encontrar en Amazon para poder ordenarlo en físico a otros países alrededor del globo.

Para obtener tu copia de Tindar en Papel solo debes seguir unos pocos y sencillos pasos. Armamos este pequeña entrada con toda la información necesaria y preguntas frecuentes.

1)  Ingrese a este enlace aquí abajo y accederá a la Tienda On-line de Hesiodo.
http://www.hesiodo.com/site/libro_tienda/tindar-tomo-i 



*Aquí puede leer la Sinopsis, ver el Preció y visualizar el interior. Donde tiene disponibles las primeras 29 Paginas si le gusta (como a todos) pispear el libro cuya Sinopsis ya llamó su atención. Para una Sinopsis extendida click acá.

Click en "Continuar" Abajo a la derecha.

2) Ingrese los datos requeridos para que el Libro en Papel sea enviado a su hogar. Una vez los haya completado, nuevamente Click en "Continuar" abajo a la derecha.




3)  Escoja un medió de pago.




4) Llene los datos según el modo de pago que ha elegido


¡Listo!


****

Sobre tiempos de envíos 

Debido a que cada copia se imprime a pedido el libro debe primero confeccionarse y luego ser enviado. El proceso de producción de un Libro toma entre 3 y 5 Días hábiles. A esto debes sumarle el tiempo de entrega que detallamos acá:
IMPORTANTE:
De momento el Libro en Papel solo puede conseguirse en la Argentina. Dentro de pocos días ya estará disponible en Amazon para ser distribuido en otros países. 

Tiempos de envío
Capital Federal: de 3 a 5 días hábiles.
GBA: de 4 a 6 días hábiles.
Provincia de BsAs: de 5 a 7 días hábiles.
Resto del país: de 5 a 7 días hábiles.
América: 4 días hábiles (aéreo).
Norteamérica: 5 días hábiles (aéreo).
Resto del mundo: 7 días hábiles (aéreo).


viernes, 4 de septiembre de 2015

Lanzamiento de Tindar: Disponible en Papel y Ebook


Vamos a hacer lo siguiente. Voy dejar lo importante arriba y, si quieren leer el resto de la entrada en la cual me enredo en el horrendo ejercicio de hablar bien de mí mismo (?) siga leyendo después de los asteriscos al final.



Finalmente Tindar ha sido publicada por Hesiodo Editorial como anunciamos que ocurriría más o menos para la misma fecha del año pasado. Cuando Dark-Valley (el nombre que engloba todo lo generado por Balbania, entre ellos nuestras novelas, el juego de rol, este blog o la radio) cumplió 10 años.Y ahora, a pocos de cumplir 11 llegó el día más esperado por quien les habla desde sus 16, en ese momento en que uno dice "Creo que quiero ser escritor" y tus viejos se miran y están entre su lado progre de "sí sí, viva la cultura " y "Pero te vas a morir de hambre..."



Terrible o no, como en una historia de El Otro lado del Círculo he sellado mi destino con Tindar, mi primer novela en Papel y en formato Ebook. Pasemos a la Sinopsis para quien recién hoy se entera de este trabajo que tanto tiempo me tomó y el cual no hubiera sido posible si mis amigos no me hubieran convencido (Hector Zeballos Y Erzenguel se llevan en este caso la copa de oro) de terminarla cuando la abandone en el año 2009.

Sinopsis 





Elian es un muchacho de diez años que ha pasado una vida cómoda en la pequeña Aldea de Pin-Aclen. Sin embargo la tragedia marcara para siempre su vida cuando una enorme batalla toma lugar en los alrededores, quedando Pin-Aclen justo en medio de los ejércitos de los Elfos y las Huestes de la Oscuridad. A pesar de que su padre le envía al Exilio Elian se une a la lucha secretamente y descubre de la peor manera posible que los cuentos y leyendas que ama no se condicen con la realidad.

Tras perder el conocimiento en la batalla producto del terror, Elian despierta y encuentra que sus padres y amigos han sido aniquilados. Su aldea arrasada por las llamas de la Garak-Sun. Sintiéndose responsable por su cobardía el joven humano hace un Juramento Mágico: Vengara la muerte de sus padres. Mas si se echa atrás o vuelve a acobardarse Los Dioses le atormentaran día y noche, arruinando todas sus empresas en esta u en otra vida.

Sin nada que perder Elian viaja a Launthgoth, el reino elfico más cercano donde piensa entrenarse para alcanzar su objetivo. Allí conocerá a Mitril, un anciano sabio y bebedor que le revelara peligrosos secretos sobre su ascendencia que Elian desconocía. La clave está en  Huthlath, la espada de su padre. Una antigua arma que esconde un espíritu  sin nombre ni forma que ha aguardado más de doscientos años el momento oportuno para despertar y aplastar  al último descendiente de los Reyes de Notiel.

Tindar es una novela que habla sobre lo difícil que puede ser elegir entre lo que se quiere y lo que se debe. Trata sobre como las culpas que carga un hombre pueden llevarlo a mentir hasta engañarse a sí mismo, aunque también son capaces de abrir una puerta de esperanza hacia la esperada redención. Con mucha fantasía, terror y humor, esta novela está dirigida a todos los lectores que gustan del genero pero que también buscan  algo diferente en lo que respecta al clásico relato Heroico. Todos sus personajes  albergan tantos claros y oscuros como cualquier ser humano. De allí su nombre, Tindar, que significa "Hombre" en lengua de los elfos Balbaneses.

Para una Sinopsis Extendida Click aquí
Como explicamos en la entrada anterior sobre sus Formatos (Click Aquí) la novela esta Disponible en Papel y Ebook. Para este último habrá que esperar un poco más a que se suba a la pagina de Hesiodo, su precio sera de solo 30 pesos en caso del ebook. Para aquello que deseen el primer tomo en Papel ya puede obtenerla por acá:

Quiero Ordenar mi Copia de Tindar

El libro en papel se imprime a pedido y no tiene ni que moverse de su casa, porque se la mandan a domicilio. Fue necesario dada su extensión hacerla en dos tomos. Principalmente para que el libro sea comodo de tener y, obviamente, mucho más accesible. Las razones de esto fueron ya adelantadas en la entrada anterior. 

No quiero dejar pasar la oportunidad de agradecer a Hesiodo y a todo el equipo de Ezequiel Vinacour por haberse tomado el trabajo (inmenso, sin duda) de ayudarme a poner a punto este pequeño monstruo que era Tindar hasta su paso por el proceso editorial. Todavía me cuesta creer lo fácil y sencillo que me han hecho todo en este último año, la buena leche con la que trabajan y el muy a la vista buen trabajo que han logrado desde las correcciones (mamá mía! pobres correctores) hasta el Hermoso Arte de tapa que han hecho para Tindar. Desde la primer corrección estuvo claro que se comprometieron con hacer de este libro un libro, sin dudas, mucho mejor. Comprendiendo (asombrosamente)  la esencia de Tindar y Balbania haciendo el proceso muy amable y placentero para un escritor "Novel" (sigo odiando esa palabra). 

Por lo que quiero recomendar a todos aquellos que tienen su manuscritos juntando polvo en los estantes (como Tindar hasta hace no mucho) o girando entre las editoriales que se arrimen a Hesiodo. Ya voy a dejar una entrada en mi blog acerca de esta cuestión, pero no sean cabeza dura. No imaginas ni en tus sueños más pornos la satisfacción que conlleva publicar tu libro en papel. Hesiodo maneja una calidad y estandar digno de cualquier otra Editorial pero con la flexibilidad que otras no cuentan. Vas a salir ganando con ellos, creeme. Tu trabajo y tu esfuerzo lo valen, vos lo sabes bien.

***

"¿Que escribís?"

Unas palabras Sobre Tindar y Balbania

En casi cualquier lugar con cualquier persona por muchos años:
- ¿Vos que haces?
- Escribo...
- A ¿sí? ¿Que escribís Che?
- Fantasía...
- ¿Publicaste algo? 
- No, estoy con mi primer novela, Tindar...igual hace bocha que escribo cuentos sobre el mundo donde transcurre....


Como muchos otros escritores "Noveles" (Odio esa palabra) debo haber tenido ese dialogo con cualquier ser parlante de la especie humana. Papá, Mamá, Hermana, tíos, Amigos,  no amigos, conocidos, tacheros, comerciantes y mozos. Los mozos se ponen curiosos cuando te ven escribir en una mesa del bar...

Y en mi natural, irrevocable y algo pelotuda costumbre de "Ser Humilde" me sentía el tipo más idiota que haya pisado la tierra intentandole explicar a alguien de que trataba "Eso" que estaba escribiendo. Ni hablar de la Mitología de Balbania, eso creo que me lo reserve para aburrir a algunos de mis amigos o bien Jugando rol con otros tantos. Estos últimos, desde chicos, me obligaron en cierta forma a dedicarme a escribir. Y aunque me gustaría sentarme en un escritorio y decir con mis mocasines lustrosos que "Empece a escribir porque desde niño ame la lec..." No. Cuando era pibe jugaba al Nintendo 64 o al Red Alert en la IBM aptiva de mi viejo y miraba History Channel. 

Sin embargo la imaginación y el placer por inventar historias siempre estuvo ahí. Lo único que me gustaba del colegio era cuando me pedían crear un cuento (y  odiaba cuando solo nos dejaban "escribir el final de la historia") Por lo que Balbania, la tierra de fantasía a la que llevo dedicados más de 10 años en verdad fue una semilla que le tomo muchos años madurar. Más o menos a los 13 años recién empece a darme cuenta que me gustaba mucho escribir y que para eso tenía que leer con unos cuantos años de atraso con respecto a otros ya duchos en el asunto. Por suerte Balbania ya estaba en mi cabeza desde los últimos años de la primaria gracias, de nuevo, a buenos amigos con igual gusto por "Crear" mundos imaginarios. 

Tindar viene a consolidar todos esos años de escribir sobre Balbania, sus razas, su historia, su gente y sus Dioses. Los años (¡y que haya muchos más!) de jugar rol de mesa con mis amigos que increíblemente, por obra de Jesucristo, accedieron a jugar un juego de rol Basado en estas historias hasta entonces apenas si delineadas en un librito de doce paginas (doce!!) 

¿Que le puedo decir sobre Tindar para despertar su interés? Podría mencionar un montón de razones, pero me voy a quedar con la que, para mí, hace a Tindar muy especial:

El Libro del que le habló va más allá de sus paginas, y aun mucho más lejos de su historia principal. Como a mí me gusta cuando leo un libro de este genero tan diverso y a veces un tanto repetitivo. En Tindar no hay decorados para la trama, las montañas, los bosques y los ríos no son de cartón. Son todas, (o casi todas) historias en sí mismas. Aun en sus personajes confluyen más de diez años de trabajó en una extensa mitología que fue (y es) tan rica como diversa. Tanto así que hasta, (si se le ocurriera) podría rastrear algunos elementos y personajes de esta novela hasta El Ritual de los Condenados o Memorias de la Nevada. Otros dos libros que transcurren unos 4000 años después en una Balbania ya más similar a nuestro mundo actual aunque con un trasfondo fantástico. 

Si hice bien mi trabajo, al leer Tindar se sumergera en un mundo de fantasía que no pretende ser perfecto, pero al menos si gozar de una identidad clara y concisa, como ademas una historia solida. Nada en las paginas de este libro se "invento sobre la marcha" o se implanto por una necesidad narrativa. Y es por eso que costo tanto tiempo escribirla. Solo era posible construir un relato de fantasía épica de mi agrado una vez la Mitología de Balbania se encontrara en un punto de madures suficiente como para desprender por sí sola la trama de una historia Novelada. Tindar es la consecuencia natural a hechos y gestas del pasado más remoto de esta tierra y también de mis primeros relatos.

En la aldea de Pin-Aclen habitan hombres, pero no son
grandes hombres como los del este, que viven en inmensos
salones de piedra y mármol. Tampoco se parecen a los
que moran en el extremo oeste de Balbania, que son rudos,
sucios y mal hablados.


Ese primer párrafo se escribió hace seis  años en Villa-Gesell una tarde soleada del año 2008. Mi vieja me puteó por no ir a la playa como era su costumbre. Bueno, menos mal porque sino ¿Quien Sabe? Podría nunca haber escrito esta novela.

Bueno vieja, ¡¡esa vez tuve razón!!